GK University - шаблон joomla Создание сайтов

Acupuntura

Entrevista sobre medicina tradicional china a Manuel J. Moreno González

ENTREVISTA SOBRE MEDICINA TRADICIONAL CHINA A MANUEL J. MORENO GONZÁLEZ
 
Publicada en la TAO MÉDECINE revista independiente de medicina tradicional china-número 3, SEPTIEMBRE 2013, Taoísmo y sinología, pp 28-30. 
 
Original en francés (Suscripción en http://www.taomedecine.com/) 
 
 
DP: Profesor Moreno háblenos brevemente de su recorrido profesional… 
 
MJM: Me licencié y posgradué en Medicina en la R. P China, cursé estudios de literatura médica clásica, y estoy llevando a cabo unas investigaciones sobre medicina en la época Han. Soy director de la Escuela Superior de Estudios Clásicos Chinos (ESECC) de BCN donde abordamos los textos y los manuscritos de la antigüedad desde una hermenéutica simbólica  que permita al alumno (iniciado) vivenciar la medicina tal y cual se cultivó en la antigüedad.
 
DP: ¿Cómo ha evolucionado su práctica (Acupuntura, osteopatía, famacopea, masaje Tuina) desde el final de sus estudios y qué dirección ha tomado usted en la actualidad? 
 
MJM: Se ha transformado a medida que he profundizado en los clásicos. Frente a la propuesta médica maoísta, el encaminarme hacia la comprensión de la literatura médica clásica, o incluso de la medicina popular, me ha abierto perspectivas en todos los sentidos, personales y terapéuticas.
 
DP: ¿Qué propuesta hace ud. en los cursos que imparte?
 
MJM: Me he puesto como objetivo general promover la enseñanza y la investigación en el campo de los Estudios Clásicos Chinos, y en lo particular redescubrir e impartir la medicina clásica. Es una iniciativa pionera en España, puesto que nos proponemos ofrecer una formación continua basándonos en los conocimientos, la operatividad y la sabiduría que nos ofrece la literatura médica. Todo ello, con la intención de subsanar las lagunas que puedan tener aquellos estudiantes y profesores que estudian y practican la MTC.

Acupuntura clásica - acupuntura del supremo polo superior - acupuntura umbilical

ACUPUNTURA CLÁSICA---ACUPUNTURA DEL SUPREMO POLO SUPERIOR---ACUPUNTURA UMBILICAL

«Ser el ombligo del mundo» o que nuestro universo «gire en torno a nuestro ombligo» pueden resonar con un eco meramente narcisista y peyorativo. Sin embargo, no podemos eludir que nuestro ombligo; «llombrígol, melic o guixa» en catalán; «sirrah (سرة)» en árabe; «nombril» en francés; «navel» en inglés; o «QosQo» en quechua cumplan según las antiguas tradiciones un papel fundamental: el de axis mundi: centro antropomórfico, y antropométrico a la vez que geocéntrico del universo.

 

Según la etimología, «ombligo» proviene del latín «umbilīcus» (diminutivo de umbo) y del griego «ómphalos». El término umbo se transmitió desde una voz indoeuropea ombh que sorprendentemente resuena a uno de los sonidos primordiales dentro de las tradiciones dharmánicas, y que simboliza el brahmán o universo entero: el Om . A su vez dieron lugar a nobh, de donde procede la palabra nabil en lengua germana y la inglesa navel. El término umbo (parte saliente en el centro de una superficie redonda) se usa en medicina para nombrar a una zona del oído interno ubicada entre el tímpano y el martillo, la parte invertida y central del tambor. Igualmente una pieza, normalmente hecha de metal y de forma similar en lo diferente, que la infantería hoplita en la antigua Grecia (en torno al siglo III a . C) colocaba en la parte central externa de los escudos, para defenderse y para abrirse paso ante el enemigo, tal y como hicieron posteriormente las legiones romanas mediante la espada o el gladio previo a entrar en las guerras Púnicas. Todas estas referencias extensiones del término umbo poseen un poderosísimo lenguaje simbólico, que unen y ubican en el centro de nuestro universo «ombligo» elementos como el «oído» y la «palabra» (gladio---del latín, aquello que hace vibrar el corazón).

Según la tradición cristiana, Caín fue el primer hombre en tener un ombligo, por haber nacido de una mujer, en cambio en la leyenda musulmana después de que Allah الله diese vida al primer humano, Shaitán شيطان (satán) se puso furioso y escupió sobre su abdomen. Para remediar esa agresión Allah cortó la piel contaminada dejando un pequeño agujero.

Roma se fundó sobre las bases sagradas del centro, siguiendo el ritual griego de iniciación de los misterios (ritos de lo secreto). Bajo las órdenes de Rómulo (771-717 a. C.), primero se cavó un hoyo circular arrojando en él, toda clase de ofrendas simbólicas y, por fin, cada acompañante del fundador cogió un puñado de tierra de su país o lugar de origen y los echaron dentro del hoyo. Este hoyo recibió el nombre de “mundos” en el sentido de “cosmos” y fue a su alrededor que Rómulo trazó en círculo los límites de la ciudad, futura capital del mundo antiguo.

En la cultura mesopotámica, el hombre fue creado en el “ombligo de la tierra”, un texto hebreo antiguo afirma que “el Muy Santo creó el mundo como un embrión” y otro texto añade que “al igual que el embrión crece a partir del ombligo, Dios ha empezado a crear al mundo por el ombligo y de allí se ha extendido en todas las direcciones”.

El monte Thabor, lugar bíblico situado en Palestina, lleva un nombre que se asemeja muy curiosamente a Tabbur, es decir, «ombligo» y el monte Gerizim, igualmente en Palestina, era conocido especialmente con el nombre de «ombligo de la tierra».

Entre los pilares o piedras más famosas que representaban el ombligo de la tierra está el «ómphalos», símbolo de Apolo, que se encontraba en el templo de dicho dios en Delfos, y en donde muchas veces éste era representado sobre la piedra.

La voz griega «omphalos» quiere decir «centro» o «punto medio». El origen del término «ónfalo» es mitológico y está relacionado con Zeus y con Delfos. Cuentan que Zeus, queriendo determinar el centro de la Tierra —plana y circular, en aquel entonces—, hizo que dos águilas volaran a la misma velocidad desde los extremos de uno de los diámetros del círculo, más tarde las águilas se encontraron en Delfos. Para señalar dicho «centro», se colocó en el templo de Apolo (en Delfos) una piedra de mármol blanco, a la que se llamó la piedra Ónfalo. Ese lugar quedó fijado como el centro del mundo griego.

Leer más

Newsletter

Apúntate a nuestra newsletter para recibir información sobre nuestras novedades y formaciones.

 

Log in

Este usuario es válido para acceder a los distintos recursos del Campus Virtual con más permisos que un usuario público.
create an account